Palitos con Ágave

Después del éxito de veganizar la Ensalada Campera de mi madre, me he animado con una de nuestras meriendas clásicas, que hacíamos cuando yo era pequeña y, para decir la verdad, de mayor también. Hemos sido grandes devoradoras de Palitos.

Ahora en su versión vegana están increíbles, anímate a probarlos y únete a nuestra tradición.

INGREDIENTES:

– 350 gr de harina

– 200 ml de leche de soja

– 1 cucharada de zumo de limón

– 1 cucharadita rasa de sal

– 30 ml de aceite de girasol

– Sirope de ágave

En un bol grande ponemos los 350 gr de harina, la cucharadita rasa de sal y la cucharada de zumo de limón. Removemos bien. Añadimos los 200 ml de leche de soja.

En una sartén pequeña calentamos 30 ml de aceite de girasol hasta que empiece a salir humo, la idea es que se tueste un poco. Con mucho cuidado, vertimos un poco de aceite caliente en la masa y removemos. De nuevo, echamos más aceite caliente, y removemos, hasta que la masa quede bien.

Tiene que tener esta pinta. Es una masa aceitosa y amasable. Cogemos una porción pequeña y utilizando las dos manos empezamos a hacer los palitos, frotando las palmas entre sí.

Los hacemos primero largos, y el grosor como de un dedo (tenedor de comparación).

Después, con un cuchillo los cortamos en cómodos palitos.

En una sartén ponemos aceite de girasol, lo suficiente para que llegue a cubrir el 70-80% del palito, sin sumergir del todo. El aceite tiene que estar bien caliente antes de meterlo (en mi vitrocerámica es el número 8 de 9, y si a veces se calientan mucho bajo al 7).

Los vamos metiendo, yo uso el tenedor porque unas pinzas los aplastan demasiado, pero hay que hacerlo con mucho cuidado, si dejas caer el palito el aceite te salpicará y te puedes quemar.

Esperamos a que veamos que se van dorando, y les damos la vuelta. Aquí de nuevo utilizo el tenedor, pero cada uno que halle la manera que le sea más cómoda.

Cuando se doren por el otro lado, los vamos sacando a una bandeja con papel de cocina para quitar el sobrante de aceite. Al sacarlo, hay que usar espumadera o tenedor para no llevarnos el aceite de la sartén.

Una vez fuera, les regamos con el Sirope de Agave en cantidad, ¡y listo!

Es una receta para comer al momento, increíblemente deliciosa.

Se puede comer más tarde, pero pierde el atractivo. Es como unos churros, nada como recién hechos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s